Apreciando el tercer lado del espejo


Fuente: Multipix
En un mundo en el que el sentido predominante es la vista y todo está plagado de imágenes, encontrarse con una técnica pictórica como la de José Horacio Martínez no solo implica enfrentarse a algo nuevo, también es entrar a una especie de alucinación que a la par proporciona un descanso de tanto ruido visual.


Este artista expone actualmente en el Museo La Tertulia su “Tratado de insurrección de la pintura o el tercer lado del espejo”. Un título tan largo como significativo.
¿Qué es un tratado? ¿Por qué el tercer lado de un espejo? ¿Qué es un espejo?
Debo confesar que he asistido a esta exposición dos veces ya, y esta es la hora en que apenas vengo a cuestionarme el porqué del título.

Un tratado, dentro del género literario, es la declamación objetiva de un asunto específico haciendo un uso convincente de la didáctica. El tratado se vale de texto expositivo para dirigirse a una audiencia especializada que pretende incrementar sus conocimientos en la temática en cuestión. Pero en este caso, el tratado de José Horacio no está materializado a través de la escritura, sino de la pintura. Y no es una pintura que se dirija solamente a un público especializado, nada que ver.
La pintura de este artista tiene mucho de universalidad, porque no importa la edad que tenga el espectador, cada uno podrá entablar un diálogo directo con el artista a través de las manchas, líneas y sellos que componen diversos mundos dentro de sus lienzos.


Permeado por otras culturas, la música, la filosofía, la literatura, lo mítico y el cómic, Martínez nos ofrece una exposición que dista mucho de lo común. El montaje se aleja de la típica sala blanca, sobria y aburrida, se rebela y hace de las paredes un lienzo más, lo que brinda al público una experiencia onírica completa.
Puedes imaginar, interpretar y levitar a tu antojo por todo el lugar.


¿Y el espejo?
Un espejo es cualquier cosa que emite un reflejo, pero no solo eso, la creencia popular también dice que son portales mágicos. Yo creo que eso son las obras de Martínez, comentarios plásticos que reflejan la realidad y al mismo tiempo te llevan a otras dimensiones.
Claro que esto es solo mi percepción. Cada quien tendrá la suya. Es más, todos podríamos hablar y debatir sobre qué nos parece su obra, pero al final del día no sólo estaremos hablando de la pintura de José Horacio Martínez, terminaremos hablando de nuestro propio lenguaje.

*Para conocer más sobre la exposición.


No hay comentarios:

Tu opinión para mí es importante ¡Compártela!